(1810 - 1896)
Zoólogo alemán. Su labor científica fue enorme en el campo de las investigaciones zoológicas. Sus aportes se plasmaron en obras sobre mamíferos, aves, insectos, reptiles y moluscos.
Siglo XIX El período colonial tardío
Página 1 2 3

A propuesta de Ramón de la Sagra, vino a Cuba, en 1836, el químico español, formado en Francia, José Luis Casaseca. Enseñó química en varias cátedras extrauniversitarias y, en 1848, estableció el Instituto de Investigaciones Químicas de La Habana, al cual concebía originalmente como una institución para investigaciones agroquímicas, pero cuyo escaso presupuesto y equipamiento limitaron mucho las posibilidades de su fundador. Tuvo, sin embargo, varios discípulos importantes, entre ellos el más renombrado fue Alvaro Reynoso, quien lo sustituyó en la dirección del Instituto.

Alvaro Reynoso (1829-1888), graduado de química en la Universidad de París, dio al Instituto fundado por Casaseca su mayor relieve, en gran medida con fondos provenientes de su herencia familiar. En 1862, Reynoso publicó una visión integral del cultivo de la caña de azúcar, con varias recomendaciones para mejorarlo. Este fue su Ensayo sobre el Cultivo de la Caña de Azúcar, rápidamente traducido al francés, el holandés y el portugués. Tuvo, sin embargo, poca acogida en Cuba. Reynoso también desarrolló, durante una prolongada estancia en París, una nueva tecnología industrial azucarera, cuya relevancia no ha sido aún adecuadamente evaluada, pero que lo convierte, quizá, en el más importante de los inventores cubanos. Agotó su fortuna en estos empeños y falleció en La Habana, en la mayor pobreza.

En 1838 publicó Felipe Poey (1799-1891) el primer texto para la enseñanza de la geografía de Cuba, que –bajo diversas denominaciones– tuvo un total de 19 ediciones. En ese mismo año organizó un modesto Museo de Historia Natural. Felipe Poey, uno de los grandes naturalistas de América durante el siglo XIX, publicó en los años cincuenta sus importantísimas Memorias sobre la Historia Natural de la Isla de Cuba. Pero su obra magna es la Historia Natural de los Peces de Cuba, también conocida como Ictiología Cubana, que mereció premios y reconocimientos internacionales, pero que –pese a todos los esfuerzos al respecto­­­­– sólo vino a publicarse completa en el año 2000. Se trata de un empeño verdaderamente monumental, que coloca a su autor entre los grandes ictiólogos de todos los tiempos.

Desde 1850, aproximadamente, el hijo mayor de Felipe Poey, Andrés Poey (1825-1919), estableció un pequeño observatorio meteorológico, y comenzó a informar de sus observaciones a instituciones de Francia y Estados Unidos. En 1857 se decidió crear, con carácter oficial, el Observatorio Físico-Meteórico de La Habana, que fue colocado bajo la dirección del propio Andrés Poey. Este se vio posteriormente involucrado en la creación de un observatorio meteorológico para la “Comisión Científica de México” (que se estableció durante la intervención franco-hispana en ese país). En 1869 fue cesanteado por las autoridades coloniales y, en definitiva,  se radicó en Francia, donde se distinguió como un ardiente positivista y pacifista. Las principales observaciones meteorológicas de Andrés Poey tienen que ver con la clasificación y el movimiento de las nubes. El vacío dejado por su observatorio fue ocupado por el Observatorio del Colegio de Belén, que desde 1870 estuvo dirigido por el padre Benito Viñes (1837-1893), meteorólogo catalán que realizó aportes relevantes al estudio de los ciclones tropicales, incluyendo una teoría empírica sobre su traslación.
 
No puede dejar de mencionarse el mayor logro de la ingeniería civil en Cuba durante el siglo XIX, que fue la fabricación de un moderno acueducto para la ciudad, diseñado y construido por el ingeniero cubano Francisco de Albear (1816-1887), quien llegó a ser brigadier del cuerpo de ingenieros del ejército español. Este acueducto, monumental para su momento y circunstancias (su diseño mereció medalla de oro en la Exposición Internacional de París, de 1878), se comenzó en 1856, pero no se terminó hasta 1893, seis años después de la muerte de Albear. Constituyó un aporte notable a la higiene de La Habana y al bienestar de sus habitantes, y todavía funciona.  

Desde los años cuarenta tuvo lugar en Cuba el proceso de industrialización azucarera, cuyo primer eslabón fue el empleo de la máquina de vapor y su difusión (que se produjo sobre todo en estos años), una vez resuelto el problema de su acoplamiento a los molinos. Ello fue seguido por la introducción de otras máquinas (desarrolladas en Europa, para la industria de azúcar de remolacha), como la serie adquirida en 1841 para un ingenio de la zona de Matanzas, que incluía el molino o trapiche horizontal, con su estera móvil, defecadoras (para calentar, decantar y clarificar el guarapo), filtros de carbón y evaporadores al vacío. El propio fabricante, el francés Derosne, tuvo que venir a Cuba a instalar estos equipos porque en el país no había quien supiese hacerlo. Los ingenios tuvieron que contratar personal técnico (obreros libres) para manejar estos aparatos; pero la posibilidad de aumentar grandemente la producción industrial dependía, en última instancia,  de un gran aumento en la fuerza de trabajo esclava (para suministrar suficiente caña al ingenio), lo cual indujo un incremento extraordinario del tráfico negrero. 

En año de 1857 se inició una crisis económica en Europa y los Estados Unidos que aceleró el proceso de descomposición de la “economía de plantación” cubana, afectada ya por la lucha contra la esclavitud en varios países y por el endeudamiento de los hacendados criollos con los comerciantes españoles (principales introductores de esclavos, en barcos sobre todo estadounidenses). En Cuba, esa crisis fue acompañada por un nuevo auge de la corriente política reformista y por la intención del gobierno español de atraerse el favor de las capas medias criollas. Sin embargo, las negociaciones entre los reformistas y el gobierno de la metrópoli fracasaron en 1866, lo cual abrió el camino hacia la insurrección armada que se inició en 1868 (la Guerra de los Diez Años).

Página 1 2 3