(1860 - 1912)
Médico. Su obra científica en el campo de la Urología lo consagra como uno de los más importantes especialistas de esa disciplina a escala mundial. Innovó y perfeccionó la técnica instrumental, contribuyendo a preservar la salud de pacientes con afecciones renales.
Desde 1959 El período revolucionario
Página 1 2 3 4 5 6 7

En 1968 se inició (con una fuerte colaboración de instituciones del campo socialista y coordinado por el Instituto de Geología) un levantamiento geológico de Cuba, de gran importancia para la exploración geológico-minera, que logró producir —en 1975—un mapa geológico a escala de 1:250 000. Cuba fue prácticamente el primer país de América Latina en contar con un levantamiento geológico con tal grado de detalle (culminó del todo sólo en 1988).

Por la misma época se inició el estudio genético de los suelos de Cuba (coordinado por el Instituto de Suelos de la Academia y con el apoyo del Instituto de Suelos de la República Popular China), que produjo —en 1971— la primera clasificación genética de los suelos de Cuba, que se reflejó cuatro años más tarde en la edición de un mapa a escala de 1:250 000, de gran importancia para la explotación agrícola. En esta etapa final se contó con asesoramiento soviético y francés. Con la realización de estos trabajos, Cuba se colocó a la vanguardia de los países de América en lo que al estudio sistemático de los suelos se refiere.

En 1967 comenzó la labor de caracterizar, desde el punto de vista geológico, químico y biológico, los recursos de la plataforma insular cubana, labor que culminó, en lo fundamental, en 1981. Fue coordinada por el Instituto de Oceanología de la Academia, en colaboración —sobre todo— con instituciones soviéticas.

Por su parte, los institutos académicos dedicados a la zoología y la botánica (hoy unidos en una sola institución, el Instituto de Ecología y Sistemática) reunieron casi todas las colecciones importantes existentes en el país, crearon nuevas colecciones de animales y plantas, y editaron las publicaciones seriadas Poeyana y Acta Botánica Cubana, que alcanzaron prestigio internacional. También se publicaron varias monografías importantes sobre grupos de animales y plantas cubanos, entre ellas el Catálogo de los Mamíferos Vivientes y Extinguidos de las Antillas (1974), de Luis Sánchez Varona (1923-1989). Por su parte, la Universidad de La Habana creó una institución dedicada al estudio de la flora, el Jardín Botánico Nacional, que comenzó a funcionar en 1968 y tiene a su cargo la edición de una nueva flora de Cuba, en colaboración con otras instituciones.

En la realización de los proyectos mencionados anteriormente se formaron cientos de investigadores y técnicos cubanos. Debe señalarse, además,  que este grupo de instituciones y sus investigadores tuvieron una alta incidencia en la conservación de los recursos naturales del país.

Hubo, desde los años sesenta, varios proyectos específicos de conservación y rehabilitación de los recursos naturales, entre los cuales deben destacarse los de reforestación. Según datos oficiales, correspondientes al año 2001, 22,8 % de la superficie de Cuba se halla cubierta por bosques y se pretende llevar esta cifra hasta 27 %. En 1959 la cifra era de alrededor de 14 %. Para apoyar este programa de reforestación se creó a mediados de los años sesenta el Centro de Investigaciones y Capacitación Forestales, dentro del Ministerio de Agricultura.

Otro programa que se llevó a cabo de manera intensiva (sobre todo después del huracán Flora, de 1963) fue denominado de “voluntad hidráulica”. En el país  existían sólo 13 pequeños embalses y casi ninguna otra obra que ayudase a aminorar el impacto causado por la lluvia que traen consigo los huracanes y, a la vez, a conservar el agua para el consumo humano, la agricultura y la industria. En 2004 ya había 241 embalses, que almacenan alrededor de 9 millones de m3 de agua y pueden entregar más de 7 millones al año, unas 730 micropresas, y otras obras relacionadas.

Ya en los años ochenta comenzó a perfilarse una política integral para la conservación y aprovechamiento racional del medio ambiente en Cuba. En 1981 se promulgó una ley a estos fines, que fue sustituida en 1997 por otra con mayor concisión, basada también en la experiencia acumulada hasta entonces. En la promoción de esta política jugó un destacado papel la presidenta de la Academia de Ciencias, y posteriormente ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Rosa Elena Simeón (1943 -2004). En la actualidad hay algo más de 16 000 km2 del territorio cubano (aproximadamente 15% del mismo) incluido en las categorías de más elevada protección: reservas de la biosfera, parques nacionales y reservas ecológicas.

También en los años sesenta se desarrollaron, por la Academia de Ciencias, dos importantes servicios nacionales relacionados con la protección del medio ambiente y de la vida y el quehacer de los hombres: el meteorológico y el sísmico. Aunque la observación meteorológica venía realizándose en Cuba desde fines del siglo XVIII, en el período necolonial no se había logrado organizar un sistema nacional de estaciones, y se dependía mucho de observadores voluntarios; más aún, las observaciones estaban repartidas entre 9 instituciones diferentes, dos de las cuales, el Observatorio Nacional y el del Colegio de Belén, frecuentemente se contradecían. Durante el período revolucionario se logró crear el Servicio Meteorológico Nacional, con un mínimo de erogación por el Estado, y centrado en el Instituto de Meteorología (antiguo Observatorio Nacional). Gracias al apoyo de la Organización Meteorológica Mundial y del Servicio Hidrometeorológico de la URSS (y del trabajo voluntario de los jóvenes meteorólogos cubanos, transformados en constructores) se instalaron treinta estaciones de primer orden y veinte de segundo orden. Posteriormente se instalaron radares meteorológicos. En la organización del sistema meteorológico nacional y de la docencia en esta especialidad tuvo un papel relevante el director del Instituto de Meteorología, Mario Rodríguez Ramírez (1911-1996), autor —además— de una teoría sobre el origen de los huracanes.

Página 1 2 3 4 5 6 7