(1912 - 1980)
Doctora en Derecho Civil. Periodista destacada, literata y poetisa de intensa vida política, profesora notable. Fue Directora del Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba.
Ciencias Agrarias y de la Pesca
2006 | Una solución para la alimentación del ganado en el período seco mediante un aporte al pastoreo racional en el trópico estacional
Entidad Ejecutora Principal: Instituto de Ciencia Animal (ICA)
Autoría principal: Ramón Omar Martínez
Otros autores: Rafael Herrera García, Raúl Tuero Martínez, Guillermo Hernández Martínez, Cesar Padilla Corrales y Tomás Raíz Vásquez. Colaboradores: Nelson Albelo, Denia de la C. Delgado, Noraldo Ramos, Raúl A. Mejías, Emilio Castillo, María F. Díaz, Guillermo Rodríguez, Verena Torres, Gustavo Crespo, Idalmis Rodríguez, Gustavo Febles, Juana Galindo, Pedro C. Martín y Nuris Valenciaga.
Resumen: La presente propuesta abarca los resultados de un grupo de investigaciones multidisciplinarias encaminadas a diseñar, recomendar y validar un método de pastoreo para mantener la disponibilidad de pastos todo el año en explotaciones ganaderas en Cuba y en el trópico estacional. Entre los resultados novedosos están: la obtención de una variedad de pasto forrajero King Grass (CUBA CT-115) con capacidad de acumular biomasa en época de lluvia por más de 120 días posibilitando la segregación en áreas de pastoreo para la época de seca y su uso en bancos de biomasa almacenada para esta etapa. La caracterización de sus cualidades como alimento animal; la recomendación de la agrotecnia apropiada así como de la estrategia de manejo de este pasto. Los resultados se integran en una tecnología con un método de pastoreo novedoso, que hace posible almacenar y pastar el alimento necesario para el período seco de forma económica y sostenible. Se determinaron sus costos de producción. Se elaboró un modelo de Lechería Tropical Cubana, el cual está generalizado desde el 2005 en 123 Vaquerías Escuelas del país, cuyos avales de introducción se adjuntan. Como indicadores de su eficacia pude decirse que: el incremento gradual del área de pastoreo con el pasto CUBA CT-115 hasta el 30% del área de una vaquería de 138 vacas (2.2 vacas/ha) permitió reservar biomasa suficiente para sus necesidades durante todo el período seco; como promedio de 10 años, cada hectárea almacenada alimentó 620 vacas-día en seca, en tres rotaciones; fue posible así alimentar 12400 vacas-días de las 21600 vacas-días que son las necesidades de alimentación a cubrir en seca en una vaquería de 120 vacas; el resto del área (40 ha) produjo biomasa para cubrir las necesidades restantes. La producción de leche en las unidades en que se aplicó incrementaron paulatinamente de desde 78000 litros en 1995 hasta 276000 litros de leche en 2005 sin uso de forrajes externos. La natalidad promedio se elevó en éstas unidades desde un 55% hasta un 84% en los últimos 5 años. El modelo está siendo también validado en algunos estados del trópico mexicano. Los resultados han sido publicados en 15 artículos de la Revista Cubana de Ciencia Agrícola y han sido premiados por diferentes instituciones cubanas (CITMA, MES, ACPA, MINAG, Forum Nacional de Ciencia y Técnica).