(1808 - 1889)
Inventor italiano. Considerado como uno de los pioneros de la comunicación telefónica por vía eléctrica. Vivió en La Habana entre los años de 1834 y 1850, donde realizó sus primeros experimentos telefónicos.
Ciencias Sociales y Humanidades
2011 | Martí ciñó el mandil. Prueba documental de su filiación masónica
Autoría principal: Samuel Sánchez Gálvez
Resumen: La filiación masónica de Martí fue, durante casi un siglo, puesta en entredicho por algunos investigadores y periodistas, suscitándose varias controversias. En la prensa nacional, aparecieron artículos sobre el tema y se debatió acerca del mismo. La última de tales polémicas tuvo efecto en el periódico Granma entre los doctores Eduardo Torres-Cuevas y Luis Toledo Sande, en los días 8 y 22 de noviembre de 2003. De manera reiterada, desechando un grupo de testimonios que avalaban la pertenencia de Martí a la masonería, de forma más o menos manifiesta, se exigía la presentación de pruebas documentales que lo avalasen. Dichas pruebas habían sido rastreadas, con resultados infructuosos, por muy serios investigadores e historiadores en Cuba, España, México, Estados Unidos y otros países donde el Apóstol cubano residió. Sánchez Gálvez dio solución a esta vieja problemática histórica, al hallar las pruebas documentales de la filiación masónica de José Martí, en el año 2007, en los archivos de la logia masónica cienfueguera Fernandina de Jagua un diploma de Maestro Masón, emitido a nombre del español Amelio de Luis Vela de los Reyes, en el cual aparecía la firma de José Martí -en su carácter de Secretario de la logia Caballeros Cruzados No. 62-, así como una carta de su autoría en la cual firmaba con su nombre simbólico: Anahuac. Con ello el investigador solucionó esa problemática de los estudios históricos cubanos y abrió nuevos espacios investigativos para el estudio de la vida y obra del Apóstol y de la masonería cubana.