(1895 - 1968)
Arqueólogo y antropólogo. Fue un acucioso investigador en disciplinas científicas tales como la Botánica, la Geología y la Mineralogía, aunque se destacó especialmente en la Arqueología Indo-antillana y en la Antropología Física.
Ciencias Biomédicas
2015 | Diseño, obtención y evaluación de una muteína derivada de la IL-2 humana para el uso en la terapia antitumoral
Entidad Ejecutora Principal: Centro de Inmunología Molecular
Autoría principal: Tania Carmenate Portilla, Kalet León Monzón, Gertrudis Rojas Dorantes, Anabel Pacios Michelena, Dasha Fuentes Morales, Ernesto Moreno Frías, Karina García Martínez, Janet Avellanet Martínez y Arlem García Delgado. CENPALAB
Resumen: La Interleucina 2 humana comenzó a utilizarse en la terapia antitumoral en humanos desde la década del 80 y esta práctica médica se ha mantenido hasta la actualidad. Como resultado de este tratamiento una parte de los pacientes de melanoma metastásico o cáncer renal metastásico tratados con la citocina, han experimentado respuestas objetivas significativas e incluso regresión total de las lesiones malignas. Sin embargo la terapia con IL-2 no ha satisfecho las expectativas de la comunidad científica. Primero, de los pacientes tratados solo del 15 al 30% experimentan algún beneficio clínico. Esto se debe en parte a que la citocina además de inducir la expansión de los linfocitos efectores, linfocitos TCD8+ y células NK, expande también los linfocitos Treg CD4+CD25+Foxp3+ encargados de suprimir la respuesta. Por otra parte la terapia con la IL-2 induce efectos tóxicos severos, lo cual provoca que solo los pacientes con adecuado estado físico pueden recibir la terapia y muchos se ven obligados a abandonar la terapia por la severidad de los efectos tóxicos. Las principales novedades científicas de este trabajo consisten en el diseño de mutantes de la IL-2 a partir de la estructura publicada del complejo entre esta citocina y su receptor, de manera de reducir su interacción con la cadena alfa del receptor, con lo cual se puede prever que aumenta su capacidad de estimular las células efectoras de citolisis y disminuir o evitar la estimulación de linfocitos T reguladores que pueden contrarrestar el efecto anterior. Se desarrolla además el trabajo experimental in vitro e in vivo, que demuestra, sin lugar a dudas, las hipótesis anteriores y además la eventual menor toxicidad de la nueva molécula, comparada con la IL-2 nativa, lo cual constituye una de las limitaciones del uso clínico de esta citocina. Se trata de un trabajo ejemplo de actividad y creación científicas, partiendo de las bases moleculares de un problema biológico, hacia el diseño molecular y la demostración experimental de las hipótesis planteadas para solucionar el problema, con perspectivas de aplicación práctica. Los resultados de este estudio están publicados en las revistas J. of Immunology y J. of Molecular Recognition, y forman parte de una Tesis en opción al grado de Doctor en Ciencias Biológicas. Dieron lugar además a una patente de producto, concedida en 16 países, incluyendo Cuba, EE.UU. y Japón.